Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA FLOR PARA SENDÍC; UN DÍA DE RENOVACIÓN DE VIEJOS COMPROMISOS.

20100326165525-bebe-1-x-200.jpg

El 25 de abril, a 21 años de su muerte, recordaremos a Raúl Sendic (Bebe). Lo haremos en el lugar donde se guardan sus restos: Cementerio de La Teja a las 11 horas. Hablarán el Dr. Henry Engler y Washington Rodriguez Belletti.


Para los compañeros que hace años realizamos este homenaje; el mismo se ha convertido en un acto de renovación de viejos compromisos.
El Uruguay ha iniciado un proceso de transformaciones sociales, políticas y económicas que no se pueden desmerecer; ya que impactan de manera positiva en la vida cotidiana de los trabajadores de nuestro país. Décadas de ninguneo y postergación, van cediendo no sin contradicciones; y el trabajo, la salud, la enseñanza, la cultura comienzan a ser dignificados.
Estos avances productos de un largo proceso de acumulación marcan sin duda un hito, una etapa - por la cual necesariamente habrá que transitar; pero sin perder de vista que el horizonte, la utopía, seguirá siendo una sociedad sin explotados ni explotadores.
Esta larga historia, tiene como protagonistas principales a miles de hombres y mujeres -anónimos - que con su esfuerzo y dedicación jalonaron páginas heroicas en la lucha por la liberación nacional y el socialismo.   Y si bien esta es la primer verdad a repetir y tener presente siempre, para exorcizar las veleidades que muchas veces los hombres nos tentamos en cometer; no es menos cierto que a lo largo de la historia del seno del pueblo uruguayo han surgido personalidades que por su compromiso, su reflexión y su envergadura moral han contribuido a escribir las mejores páginas de la historia nacional.
Desde Artigas hasta acá; la mayoría de estos orientales no se enseñan en los libros de historia; y sus nombres no lucen en carteles de calles o avenidas. Durante décadas se intentó sepultar sus nombres, ahogarlos en el olvido; con la pretensión de que el tiempo lograra borrar cualquier pista o señal de su existencia. Pero estos sin bronce ni mármol que los contenga; se las arreglaron para quedar en el corazón del pueblo y en sus fogones.
Raúl Sendic sin duda es uno de ellos.
De Sendic se puede hablar de una épica, una ética y de un pensamiento. Quizás sobre lo que mas se ha insistido es sobre la épica; quedando mucho por hacer para retomar y repensar sobre su ética y sobre su reflexión política y social.
La ética se relaciona sobre el porque hizo lo hizo en su vida política; su compromiso con los mas necesitados, con los más olvidados, con los trabajadores rurales. No solo desde la palabra, sino más que nada desde la acción, la convivencia y el compromiso hasta las últimas consecuencias.
Y sobre su pensamiento, con una forma de pensar la revolución desde adentro y abonada con un profundo estudio de la realidad nacional y mundial; esto siempre le permitió anticiparse a lo que luego la realidad transformaba en hechos. Le llevó también por su experiencia personal a comprender el Uruguay profundo, el del trabajador rural; el ineludible encuentro con un ser nacional que hundía sus raíces históricas en las montoneras gauchas y en el Federalismo Artiguista. Le fue mostrando con hechos a gran parte de la izquierda nacional que la realidad no se agotaba en
 
Montevideo ni en el Sorocabana. Muchos de los avances que la izquierda Uruguaya ha experimentado en las últimas décadas, se abonan también con dichas reflexiones y prácticas. Se nutren de su espíritu unitario y constructivo, que lo verán reinsertarse en la vida democrática pos dictadura sin cartas en la manga, y apostando a promover procesos mas amplios de convergencia y unidad popular por ejemplo cuando habló del Frente Grande; o cuando insistía con la centralidad del tema de la Tierra y contra la Pobreza para el Uruguay..
En esta coyuntura tan llena de desafíos nos parece que mucho de lo dicho y hecho por Raúl cobra actualidad y vigencia. Nos interpela y nos obliga. Nos obliga a seguir comprometidos en un camino que concibe la actividad política en un sentido amplio, y al servicio de los más necesitados. Que privilegia la unidad pero no la unanimidad, que reivindica las organizaciones políticas pero también los movimientos sociales. Que concibe a un hombre autónomo, libre, solidario, comprometido con su tiempo.
Es así que proponemos a todas y a todos, retomar la senda de Raúl Sendic para por ese trillo seguir dando pequeños pasos, que nos arrimen a esa bandera transformada en consigna y guía - de que mas temprano que tarde: Habrá Patria para Todos.

26/03/2010 12:56 porlatierra MporlaTierra@adinet.com.uy. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris