Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2018.

CARTA ABIERTA AL PUEBLO TRABAJADOR Y PRODUCTOR FAMILIAR - A LOS SIN TIERRA, A LOS COLONOS Y ASPIRANTES A COLONOS - A LOS TRABAJADORES RURALES

20180123215148-20170927191332-logo-mxlt-jpg.jpg

SEPARANDO LA PAJA DEL TRIGO

El movimiento por la Tierra considera que su deber es aportar en la construcción de una gran alianza con todos aquellos sectores sociales y productivos que poseen los mismos problemas. La clase trabajadora organizada en el PIT-CNT, los asalariados rurales, la pequeña y mediana producción familiar, los colonos y aspirantes a colonos, los sin tierra, sin techo y sin trabajo, la pequeña y la mediana empresa industrial y comercial familiar, las cooperativas de trabajo, y todos los orientales honestos que viven del trabajo propio, como el caballo criado a campo, que no come pasto cortado, son para nosotros los que cargan sobre sus hombros la responsabilidad histórica de impulsar los cambios necesarios para que la patria sea de todos.

Dicho esto, nos sentimos con la obligación de dar nuestra opinión sobre el denominado movimiento de autoconvocados, porque para que salga un buen pan, hay que separar la paja del trigo, porque cuando hay intereses creados, “Igual que a los chicharrones, Escurra muy bien la grasa, Y si un pedazo se pasa, Sáquelo en la espumadera”, más ahora que anda mucho patrón con el rebenque levantado.

Primero. El movimiento denominado “de los autoconvocados” no ha presentado en ninguna instancia previa a la reunión del 23, propuestas que contemplen a los sectores sociales que consideramos como los menos beneficiados del país.

Segundo. En ese entrevero, se ha mezclado la paja con el trigo.  No hay que dudar que aquí hay intereses políticos y económicos que, como tapaojeras, no miran para los lados. Los intereses de los grandes propietarios de la tierra, que no trabajan, pero que se enriquecen de la renta, están aliados con la gran agroindustria y la especulación. No tienen los mismos intereses de la producción familiar, ni de los colonos y mucho menos de los asalariados rurales, que han sido durante más de 100 años trabajadores sin derechos. Los grandes, los que se benefician de la producción de monocultivo, de la agroindustria y de la especulación, para ganar más dinero, necesitan acaparar y extender sus propiedades, desplazando a la familia rural de su modo de vida, de su cultura y su historia. Esta sangría de nuestra agricultura familiar sucedió de forma permanente en los últimos 50 años con el aval de todos los gobiernos de turno y la complicidad y el silencio de la clase dominante, principales beneficiados de este lamentable proceso. Situación que fue acompañada por planes educativos a todo nivel, que por décadas desalentaron la vida en la tierra como fuente de dignidad y ejemplo a seguir, y así han condenado a los gurises a abandonar a su famil

... (...leer más)
23/01/2018 08:43 porlatierra MporlaTierra@adinet.com.uy. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris